9.10.2010

Noche inolvidable, dicen.

Estaba extraordinariamente alegre, animada, etc. Hoy era el día de mi graduación, porfin era la hora de abandonar esa etapa de pubertad y ser al fin, alguien independiente. Aunque no quiera abandonar del todo la escuela, es increíble que haya llegado la hora de ser libre de las levantadas en la mañana y tener sueño hasta las tres de la tarde. En cierta forma sabía que extrañaría mi gran época escolar, porque sinceramente transcurrir casi toda mi vida ahí fue increíble.
Salí del aula hacia mi segunda clase y el pasillo era todo un completo bullicio entre gritos para firmas del anuario, personas que andan rumoreando sobre lo que pasó en su ultima clase y gente que aún esta terminando su desayuno con un hotcake. Jessica me decía si podríamos ir juntas al baile, pero le dije que prefería ir con mi pareja y tener una gran noche especial.


Ya sólo estabamos a dos horas de la graduación y el baile, en tanto guardaba cuidadosamente el vestido que me pondría despues de la graduación, mi mamá trataba de que mi toga este perfectamente lisa y no tenga ni  una sola arruga (mi mamá podría ser increíblemente perfeccionista, es sorprendente).
En fin, Colin me vino a recojer con su tan lindo auto y nos dirigimos a la escuela. Todos e increíblemente todos nuestros compañeros estaban vestidos igual, 'uniformemente', hasta las chicas tenía todas el mismo peinado; no había ninguna diferencia. Me sorprendí tanto que casi tropiezo al entrar al salón de eventos, pero Colin me sostuvo.
Terminó todo, cada uno de nosotros tiramos el birrete al aire y se oyó un gran momentos de gritos y saludos. Mi mamá y mi papá corriendo directamente para abrazarme, tomaron mi diploma e hicieron que directamente me fuera a cambiarme el vestido para el 'gran' baile, pero aguardé unos cuantos minutos más.

Finalmente llegamos al gran y espectacular baile, era como lo que toda chica soñaba en su vida; excepto yo. Claro que se veía increible pero nada que una fiesta en casa de la gran Melanie no pudiera superar. Colin y yo entramos agarrados del brazo y todos se nos abalanzaron, intenté quitarmelos a todos de encima y corrimos a la pista de baile {era bastante amplia}; no me di cuenta de que mi pendiente se había caído de mi oreja y noté que transcurridas varias horas de baile insesable, las chicas ya se había quitado los tacones y andaban descalzas por toda la pista; Jessica tropezó y mi pendiente caído se había incrustado en la planta de su pie, ella cayó y sollozó de dolor. Todos nos acercamos a ver que sucedía y vi también cómo se la llevaban en una camilla hacia la clínica y todo por un descuido mío. Cada uno nos fuimos a nuestras casas después de aquel incidente, la noche se arruinó por completo.

*Armist, ojo esta es una historia esto no me ha pasado.

6 rawwr's:

Nicole; dijo...

Wow, no me esperaba ese final. Fue muy interesante, me senti identificada con la chica que narraba todo, pero el final me dejo super intrigada, ¿que paso luego?, tengo ganas de saber D:
Bueno, espero que postees pronto :)

Bss; Nicole.

Angela dijo...

Tan fresca, super fluida, bastante bien, me gusto esto (: (mejor que Stephenie Meyer, ella es un chancay [o como se escriba] a tu lado) Creo que ahora podre revisar tu blog más seguido. Un abrazoteeee.
PD: espero que las historia siga.

natt♥ dijo...

Y yo jurando que eras tú hasta que leo el (*) jajajaja soy una despistada.
Inesperado el final ah :) Muy bueno.

Mrs. R dijo...

Pues porque has puesto al final que no te ha pasado! Es taaan real... jajja
Muuuá ♥

Lisa dijo...

Lo has escrito tan natural que pensaba que te había pasado en realidad :) Uiss... un pendiente clavado en el pie :S qué desagradable, no? ;)
Besos.

La niña que escribió un sueño dijo...

¡Qué mal final para la que parecía ser una gran noche!

Muchísimas gracias. Deseo que te siga gustando tanto :)

Un besito color púrpura